Mercancía

Cómo ayudar a tu bebé a perder peso

Cómo ayudar a tu bebé a perder peso

La debilidad del niño es un problema sensible, que debe abordarse con suficiente delicadeza y precaución. Eliminar kilos de más es un esfuerzo multidisciplinario, nutricional, deportivo y emocional, en el que los padres tienen el papel más importante: asegurarse de que la dieta abordada no afecte su salud, que el estado mental del niño siga siendo bueno, a pesar de las restricciones dietéticas, y para abrir el apetito del niño por los deportes y el movimiento físico. ¡Aquí están los consejos y recomendaciones más importantes para ayudar a su bebé a perder peso de manera eficiente, rápida y saludable!

¡No permita que el niño mantenga dietas recomendadas para adultos!

Debido al hecho de que hay muy pocas dietas de pérdida de peso creadas específicamente para niños, muchos padres cometen el error de poner a sus niños pequeños en los regímenes de pérdida de peso recomendados para adultos. Nunca permita que su hijo siga la misma dieta que usted o que tenga resultados para un amigo.

Las necesidades nutricionales son diferentes con cada edad, y las dietas deben adaptarse de acuerdo con ellas y las particularidades médicas del niño. Es importante darse cuenta de que los trucos de alimentos para perder peso que conoce o ha utilizado no son efectivos en los niños. Estos pueden afectar severamente su salud.

¡Vaya al médico para un plan de pérdida de peso saludable!

Antes de considerar cualquier plan de pérdida de peso para su hijo, es importante hacer una visita médica a un pediatra o nutricionista. El médico se someterá a una serie de pruebas, en función de las cuales descubrirá cuál es la salud del niño en ese momento. Dependiendo de los resultados y las condiciones que padezca su hijo, el médico le dará consejos importantes para perder peso. Estos estarán relacionados con el plan de alimentación adecuado para el pequeño, pero también con el esfuerzo físico que es capaz de hacer.

Un nutricionista puede deshacerse del esfuerzo de crear su dieta y hacer el menú diario del niño. Él puede proponerle una dieta personalizada, dividida por días. Se adaptará perfectamente a las necesidades nutricionales del niño, pero según el objetivo, perder peso.

Reglas de pérdida de peso para niños

Pregúntele al médico cuál es la ingesta calórica diaria necesaria en la dieta para perder peso, pero también descubra qué nutrientes o alimentos no deben faltar en el menú del niño. Con base en esta información, puede planificar una dieta diaria o semanal, con comidas organizadas para no exceder la ingesta calórica recomendada por el médico.

La regla de cinco comidas por día, tres comidas principales y dos meriendas, se aplica a los niños pequeños. El consejo de comer "un poco y con frecuencia" es efectivo, porque ayuda al niño a tener la barriga llena y no sentir la disminución de la ingesta calórica y las restricciones alimentarias impuestas.

La hidratación es uno de los secretos de la pérdida de peso eficiente y saludable. Y el niño necesita una mayor cantidad de agua para perder peso. Es posible que el pequeño ni siquiera necesite dos litros de agua al día, pero es importante hidratarlo intensamente y eliminar las bebidas hipercalóricas del menú: jugos, tés comerciales embotellados, etc. Estas son una rica fuente de calorías y no aportan ningún aporte nutricional al cuerpo.

En una dieta para adelgazar, se debe prestar gran atención a las meriendas diarias del niño. Evite comprar todo tipo de refrigerios y comida chatarra para los refrigerios entre comidas. Opte por alimentos saludables, que consisten en yogures, frutas, verduras, almendras, nueces y granos integrales, que aportan una ingesta nutricional rica, pero baja en calorías, por lo que no engorde.

Sabe bien para los alimentos que preparas para el niño y siempre los decora hermosa y alegremente en el plato. Su hijo tendrá que comer más verduras, frutas y alimentos bajos en calorías, que no siempre saben mejor. No lo convencerás de que se los coma si no son visualmente atractivos o si no tienen buen sabor y sabor.

Trucos para convencer al niño de moverse físicamente

El deporte es una parte importante del plan de pérdida de peso del niño. El movimiento físico siempre debe complementar la dieta, de modo que se eliminen los kilos de más de manera saludable, rápida y eficiente.

Abra el apetito de su hijo para la actividad física. Ya sea que sea una persona activa o no, es importante buscar e identificar aquellas actividades deportivas que las atraen y practican constantemente.

Pruebe más entrenamientos y deportes, hasta que el niño decida cuál le gusta más. Además, largas caminatas en el parque, bailar alrededor de la casa, andar en bicicleta o en patines, estas son actividades que deberían ser parte de su programa diario.

Consejos para la salud emocional del niño durante la dieta.

El estado mental, la ambición y la voluntad representan armas internacionales, que contribuyen plenamente a lograr los resultados deseados en las dietas. Es importante hablar con el niño con anticipación sobre los cambios en los alimentos por los que pasará y explicarle por qué sucede esto. Hable con él sobre su condición médica y explíquele los peligros que está experimentando si no pierde peso. Hágalo en un tono tranquilo y relajado, utilizando alternativas amigables a términos como obesidad, grasa, calorías, pérdida de peso, etc.

Prepárelo con anticipación para los cambios por los que pasará, para que sepa lo que le espera y no se sienta con tanta fuerza. Haga de la pérdida de peso una actividad divertida. Convierte la eliminación de kilos en un juego o concurso en el que el niño tiene algo que ganar. Estimula al niño a querer perder peso y tener algo que ganar, pero nunca recompensas materiales.

¡Establezca metas que se puedan lograr!

A medida que los niños crecen, deberíamos ayudarlos a mantener su peso actual y no hacer que pierdan peso. A medida que su hijo crezca sin perder peso, se debilitará. Para un niño gordo u obeso, perder medio kilogramo por semana es una meta alcanzable. Si se puede alcanzar la meta establecida para cada semana, entonces su hijo podrá acostumbrarse a estos cambios de estilo de vida.

¡Cambie los hábitos alimenticios de su familia!

Debe alentar a su hijo a comer solo cuando tenga hambre y no como una actividad. Sirva comidas en la familia solo en la cocina o en la sala de estar sin mirar televisión ni escuchar la radio. Cuando comemos mientras vemos televisión, no nos damos cuenta de la cantidad de alimentos que consumimos y nos arriesgamos a tomar algunas libras adicionales. Además, mientras miramos televisión tendemos a comer muy rápido, lo que daña la digestión.
Es muy importante que toda la familia cambie su dieta para ayudar al bebé. Tenga cuidado de no guardar en su hogar alimentos que no sean saludables. Mantenga trozos cortados de zanahorias o apio, así como frutas. Prepare alimentos bajos en grasa para todos en la casa. Esté siempre con él, aliéntelo y aparecerán los resultados.

¿Alguna vez su hijo necesitó perder peso? ¿Conoces casos en que los niños hayan sufrido pérdida de peso? ¿Qué características específicas tenían esas dietas y qué trucos usaron los padres para ayudarlos? ¡Dinos tus opiniones en la sección de comentarios a continuación!

Etiquetas Nutrición infantil Deporte infantil