Información

El niño está viendo películas porno, ¿qué estás haciendo?

El niño está viendo películas porno, ¿qué estás haciendo?

Simplemente sorprende a su hijo viendo películas porno en la computadora y no sabe qué hacer para evitar cualquier repercusión asociada con este hábito. Aquí hay una situación común en la era cibernética, cuando más y más padres se encuentran tan pronto como sus hijos llegan a la pubertad. El acceso a la información a través de tecnología avanzada tiene partes positivas y negativas, la naturaleza de los mensajes que los menores reciben todos los días es difícil de controlar.

Foto: babble.com

Ver películas porno y fotos eróticas es tan accesible hoy en día que escribir la palabra "sexo" en el motor de búsqueda de la computadora es suficiente. La exposición de niños y adolescentes a dicha información puede conducir a actitudes y comportamientos desviados, no solo desde un punto de vista sexual.

Los efectos de la pornografía en los niños.

Las estadísticas globales muestran que anualmente, al menos el 40% de los adolescentes y niños en la pubertad visitan sitios con contenido sexual explícito, accidental o deliberado. Los niños están más ansiosos por ver producciones pornográficas que las niñas, pero el acceso a estas plataformas en línea tiende a aumentar con la edad.

La invasión de teléfonos inteligentes con conexión a Internet aumenta exponencialmente la tendencia de los menores a consumir producciones XXX, y tener una computadora en su propia habitación fomenta este hábito entre los niños.

Las opiniones de los especialistas sobre los efectos de la pornografía entre menores varían. Mientras que algunos creen que ver imágenes proviene de una curiosidad natural e incluso puede ser "educativo" si ocurre raramente, muchos expertos están convencidos de que la pornografía tiene un fuerte impacto negativo en la salud psicológica de los niños.

Los argumentos en su contra se vuelven claramente plausibles, si nos referimos a producciones extremas, potencialmente traumáticas, con escenas o prácticas zoofílicas y violentas, como la defecación durante el acto íntimo.

Estos efectos incluyen:

  • baja autoestima;
  • formando una imagen equivocada en el propio cuerpo;
  • formando actitudes inapropiadas hacia la sexualidad y las relaciones personales;
  • desarrollar una adicción a largo plazo;
  • curiosidad por comenzar la vida sexual temprano;
  • la tendencia a imitar las perversiones vistas;
  • percepción errónea del sexo opuesto.

Acceso de padres e hijos a la pornografía.

Debido a que la opinión general de los expertos es que el acceso de los niños a la pornografía tiene efectos negativos, los padres juegan un papel crucial en limitarlo lo más posible. En la actualidad, es casi imposible evitar que el adolescente vea material erótico, pero el hábito puede ser controlado en gran medida por los adultos.

Por lo tanto, la estrategia en este caso es educar al adolescente sobre este tipo de información, no encerrarlo en una jaula, lejos de cualquier fuente de pornografía. Las discusiones sobre sexualidad se vuelven absolutamente necesarias con la instalación de esta curiosidad en la mente del niño. Es bueno que la información provenga de los padres, no del entorno virtual o del círculo de amigos.

Dependiendo de la edad del niño, las explicaciones sobre la función reproductiva y el papel del sexo en una relación adulta se pueden adaptar con tacto, en relación con su poder de comprensión. Una imagen clara del acto sexual y sus consecuencias ayudará al adolescente a formar una imagen correcta y saludable sobre el sexo.

Otras medidas útiles para limitar el acceso del niño a la pornografía pueden ser:

  • contactar al proveedor de Internet y establecer restricciones sobre el acceso del usuario a ciertos sitios con contenido erótico;
  • colocando la computadora en una sala común de la casa (sala de estar, por ejemplo), donde los adultos siempre están cerca;
  • activando el historial del navegador web y verificándolo periódicamente, para observar los sitios visitados;
  • la imposición de límites, con los argumentos lógicos relacionados: los expertos dicen que se espera que los adolescentes sigan las reglas, siempre que se comuniquen razonablemente y sean explicables;
  • Desactivar Internet en su teléfono móvil, un dispositivo fácil de usar para acceder a la pornografía antes de acostarse, sin supervisión.

¿Cómo reaccionarías si atraparas a tu hijo viendo películas porno? ¡Cuéntanos tu opinión en la sección de comentarios!